Memorias de un amigo imaginario.

Autor: Matthew Dicks
Editorial: Nube de tinta. 
Título original: Meoirs of an imaginari firend.
ISBN: 978-84-15594-00-0
Páginas: 428

-Sipnosis- 

Querido lector: 
La novela que tienes en tus manos es especial, como Max.
La novela que tienes en tus manos es única, como Max.
La novela que tienes en tus manos en valiente, como Max. 
Max solo tienen ocho años y no es como los demás niños. Él vive para dentro y cuanto menos  le molesten, mucho mejor. No le gusta los cambios, las sorpresas, los ruidos, que lo toquen y le hagan hablar por hablar. Si alguien le preguntara cuándo es más feliz, seguro que diría que jugando con sus legos y planeando batallas entre ejércitos enemigos. Max no tienen amigos, porque nadie le entiende y todos, hasta los profesores y sus propios padre, quieren que sea de otra manera. Solo me tiene a mi, que soy su amigo desde hace cinco años. Ahora sé que Max corre peligro y solo yo lo puedo ayudar. El problema es que Max es el único que puede verme y oirme. Tengo mucho miedo por él, pero sobe todo por mi. Los padres de Max dicen que soy un "amigo imaginario". Espero que a estas alturas tengas claro que no soy un amigo imaginario.

-Opinión personal- 

En está historia no encontramos con un narrador muy especial, que me llamo mucho la atención, llamado Budo. Él es un amigo imaginario aunque es tan real como tú y yo aunque solo se puede comunicar con otros amigos imaginarios y con Max, el niño que le imagino, aunque Max no es como lo demás niños el "vive para dentro" y no le gusta que nadie le moleste. 

Con estos dos maravillosos personajes nos adentramos en un historia sencilla pero que te cautiva desde el primer momento. Budo nos empieza contando como es su vida y la de Max con todas sus rarezas y problemas, las casas de propina, los legos, los soldaditos, la escuela ... Y más cosas que vive Max que tendréis que ir descubriendo también Budo nos habla de su vida de los amigos imaginarios que conoce, de la gasolinera y todo lo que vive y no para de mencionarnos su miedo a desaparecer ya que es el amigo imaginario que más tiempo ha existido. A pesar de Max solo tener ocho años y una gran inocencia, Budo se nos presenta más mayor y mucho más maduro. 

La trama de esta historia se desempeña por la inocencia de Max y todos las mentiras que solo consiguen engañarlo y ponerlo en peligro. Budo es el único que sabe lo que le ha sucedido a Max pero no puede hacer nada por ayudarlo ya que no se puede comunicar con el mundo real así que Budo de desespera para intentar salvar a su amigo poniendo en peligro aquello que él más desea, existir. 

Con un final lleno de valentía y donde vemos una gran evolución de los personajes, es un final que te engancha y no podrás parar de leer hasta que lo termines, está historia se cierra llena de emoción y grandes sentimiento. 

Presenta una narración sencilla que no te enganchará a seguir leyendo pero te hará muy amena la lectura. 

"Todos los monstruos son malos, pero los monstruos que no se mueven ni hablan como monstruos son los peores de todos." 


-Autor- 

Antes de cumplir los dieciocho, Matthew Dicks había muerto dos veces y "resucitado" otras tantas gracias a los eficientes médicos de ambulancia. Con la mayoría de edad se fue a casa y se puso a trabajar en múltiples trabajos "sin futuro", hasta que le robaron a punta de pistola, a los veintitrés. Este tercer cara a cara con el destino le convenció para levantar el trasero e ir a la universidad. Ahora es titulado en Filología Inglesa y Educación, y tiene un máster de Enseñanza con tecnología. Ha publicado un par de libros para adultos y trabaja de maestro de primaria en Connecticut, donde vive con su esposa y su hija. 



-Valoración- 



Una historia sencillas, con unos personajes que te cautivan desde el primer momento y un final lleno de emociones. 






Comentarios

Entradas populares de este blog

Frases para marcar: El mundo azul ama tu caos

Antalogía del relato policial.

Frases para marcar. Pulsaciones